El pueblo de las sombras

.

Por Manuel Hernández Villeta.
ATMÓSFERA DIGITAL, SANTO DOMINGO.- La sociedad dominicana tiene que aterrizar en el siglo  21. Todavía estamos actuando como si viviéramos a mediados del siglo 20. Hay un atraso colectivo, y las instituciones no se actualizan, de acuerdo a las necesidades de hoy. Hay nuevas leyes, que más que operativas, parecen ser  el tremendismo de legisladores sin trabajo.

Un conglomerado de rascacielos, en lo físico, pero en lo mental, todavía existiendo en las casas de madera con techos de yagua. Las terribles brechas sociales se ahondan hoy más que nunca. Ya dejamos de ser una sociedad rural, para entrar de lleno a la metrópolis.

El campesino dejó  de ser el eje fundamental de la economía, y de  la mayoría electoral para catapultar a un partido ganador. A ningún candidato de hoy se le ocurriría ir de aldea en aldea,  montado a caballo. Los masivos medios de comunicación, han dejado atrás algo más novedoso, como los grandes mítines y la concentración de cierre de campaña electoral.

Pero seguimos en pañales en lo que se refiere a respeto de las instituciones. Son de  cartón. No tienen fuerzas. Las zarandea el que puede tener poder. Las instituciones no responden al colectivo, sino al capricho de un hombre. El Estado es casi neo-nato, donde impera la acción mediática, pero no el deseo de respeto constitucional.

Y no estamos al borde del precipicio,  debido a  que es una situación que llega de viejo, y puede ser salvada. Hay que cambiar métodos y mentalidades. No puede ser una mejoría de lavado de cara. La sociedad dominicana actual tiene que ser cambiada de abajo hasta arriba, y de arriba hasta abajo. Sin esos cambios, las leyes serán simple material intangible, que nadie respeta y los poderosos se ríen de ella.

La Constitución dominicana, en nuestra historia republicana,  en pocas ocasiones ha sido respetada. Pedro Santana hizo una a su imagen grotesca de caudillo de mulo  y manigua. La promulgó en medio de un baño de sangre de luchadores por la Independencia. Los hateros y anexionistas se hicieron del poder, y congelaron las ideas libertarias.

Entre la Independencia del 27 de Febrero y la Restauración, surgió el entreguismo y la anexión. Nunca se pensó en continuar con una república libre e independiente. Estamos viviendo esos momentos en una gran farsa. La libertad  se condiciona a la pasividad. Es tiempo de renovación, pero no se ve a los juglares que difundan el mensaje.

A pesar de todos sus sacrificios y dolores, el pueblo dominicano es valiente y osado. Sus luchas en muchas ocasiones han quedado inconclusas. Se habla de una segunda independencia, de una segunda Restauración, de una segunda Revolución de Abril. Todo es palabra. Discursos de tertulias de un sorbo de café y de un trago escoses   mayor de edad.

Dos veces los marines norteamericanos han invadido a la República Dominicana, para ahogar sus reclamos de independencia, de libertad, de constitucionalidad, de desarrollo. Las intervenciones han sido nefastas y han congelado el avance natural del pueblo. De ahí que nos quedemos como estatua de cero contemplando la mitad del siglo 20.

Los cambios son indetenibles. El tiempo no lo para nadie. El pueblo dominicano necesita cambios en su vida diaria, urge por su desarrollo estructural, por el respeto de las leyes, por la vida en tranquilidad y sin delitos y sangre derramada de forma inútil. No estamos al borde del abismo, pero si transitando por una carretera con muchos cráteres y donde  un cambio de luces  puede terminar con la caída a lo ignoto. ¡Ay!, se me acabó la tinta.

0 comentarios:

Buscar este blog

LAS MAS LEÍDAS EN ATMOSFERA

Spot IMCA

El apoyo de los "patriotas" a Leonel no frena protestas populares contra la corrupción

Souvenir para decoración

Souvenir para decoración
Puedes comprar tu souvenir para la decoración de bodas y cumpleaños al 829 - 707 - 8004

Manifestantes atacados en FUNGLODE

Danilo Medina prometió ser un presidente ético y moral

Sonia mateo culpa al gobierno por no salir en defensa de Leonel

Danilo Medina dijo en campaña que tenía un fuerte compromiso con la educación