Subscribe Us

 


Periodista agradece a Dios por la recuperación de su salud


SANTIAGO RODRIGUEZ, República Dominicana.- El periodista sabanetero Marcelo Peralta  agradeció a Dios y a los que se preocuparon por él cuando le afectó un derrame que lo mantuvo recluido en el hospital del Instituto Dominicano de Seguros Sociales (IDSS).

“Agradezco a Dios, a mis vecinos, a mis hijas que son médicos, mis familiares, a mi compadre René Estévez, mi amigo Quique Pérez, a los periodistas dominicanos, a los amigos y amigas, gracias”, sostuvo Peralta.

“Hace mucho tiempo que no estaba con ustedes. Mi ausencia ha sido causada por una enfermedad que me postró por casi cinco meses en silla de ruedas”, expresó.

Dijo que da gracias a Dios por recuperar su salud. “Hoy gracias a Dios camino las calles de Sabaneta sin silla, sin andador, sin batón”.

A través de una carta, el veterano hombre de la pluma y la carpeta, sostuvo: “Eso es una bendición de Dios quien sabe que me falta muchos años y por eso me ha dejado la vida”.

Agregó que por eso da gracias a quien todo lo puede y lo está recuperando.

“La recuperación es larga y lenta, pero gracias a mi Dios lo estoy llevando bastante bien”, manifestó.

“Soy un sobreviviente, gracias a Dios”, admitió Marcelo Peralta.

Sostuvo que la enfermedad que le afecta le ha permitido a apreciar mejor la vida y a tomar conciencia de sí mismo.

“Dios me está haciendo más fuerte”, consideró.

Por: Marcelo Peralta.

Agradezco a Dios, a mis vecinos, a mis hijas que son médicos, mis familiares, a mi compadre RENÉ ESTÉVEZ, mi amigo QUIQUE PÉREZ, a los periodistas dominicanos, a los amigos y amigas, gracias.
Hace mucho tiempo que no estaba con ustedes.
Mi ausencia ha sido causada por una enfermedad que me postró por casi 5 meses en silla de ruedas.
Hoy gracias a Dios camino las calles de SABANETA sin silla, sin andador, sin batón.
Eso es una bendición de Dios quien sabe que me falta muchos años y por eso me ha dejado la vida.
Por eso doy gracias a quien todo lo puede y me está recuperando.
La recuperación es larga y lenta, pero gracias a mi Dios lo estoy llevando bastante bien.
Soy un sobreviviente, gracias a Dios.
Esto que me afecta me ha permitido a apreciar mejor la vida y a tomar conciencia de mi mismo.
Dios me está haciendo más fuerte.
No puedo desesperarme ante lo que Dios hace y acato su voluntad.
Aquí me tiene para lo que él quiera.
Doy gracias a Dios porque me dejo vivo.
A mis hermanos, hermanas, mis hijas la cirujana Ibeny y cuasi doctora Mallerny, a mis amigos, amigas que son tantos y tantas que no puedo mencionar por sus nombres.
Mis vecinos, a los médicos que me atendieron en el Seguro Social, gracias del alma.
Miles han orado por mí que Dios los bendiga.
Les prometo que sus oraciones no van a caer en saco roto
Con Dios delante voy a luchar, a pelear y ganar esta batalla.
Gracias a quienes han estado a mi lado en estos momentos tan difíciles.
A los que me han mostrado solidaridad, gracias.
Hay un refrán que dice: Las manos que dan esperan.
De mi familia que puedo decir, que es lo mejor que tengo en esta vida y me siento muy orgulloso de cada uno de ellos y de ellas.
A mi nieta ISABELLA y a su padre VIDAL BOURDIERD, por las tantas horas de ausencia de mis hijas las doctoras IBENY PERALTA y MALLERNY PERALTA GÓMEZ para dedicarlas a atenderme.
De esta enfermedad (derrame cerebral) que me dio he conseguido de todos y de todas unas buenas personas que es lo que más importa en esta vida.
Y agradecer a mis familiares, amigos, amigas, mis hijas, nieta y todos los que me quieren han estado juntos todos.
Quiero decirles que a quienes no les he hecho un bien, tampoco un mal.
A quien no saludado es porque no he tenido la oportunidad.
A todos y todas gracias del alma.

Publicar un comentario

0 Comentarios