Subscribe Us

header ads

Los referentes de la comunicación

Por Alberto Quezada.
ATMÓSFERA DIGITAL, SANTO DOMINGO.- Los referentes  comunicacionales  en la actual coyuntura que vive la sociedad dominicana son cada vez más escasos en los medios audiovisuales.  

La generación de “comunicadores y periodistas¨  que están al frente de los principales espacios de televisión y radio, específicamente, carecen en su mayoría  de los conocimientos formales de un verdadero comunicador  salido de  las aulas.

Haciendo un breve repaso  por los principales programas de radio y televisión  de este país,  se percibe que la mayoría de los comunicadores que interactúan en esos medios  están más seducidos por el oro corruptor que con  la veracidad y el ejercicio periodístico ético.

De verdad que produce un profundo dolor ver como esos supuestos líderes de opinión de ese predio de comunicacional de manera descarada y vulgar extorsionan y chantajean a la vista y el oído  de todos  y no los quieren presentar  como  comunicadores exitosos.

No quiero entrar en particularidades y alusiones personales porque ese no es mi estilo, pero si alguien quiere identificarlos solo tiene que encender  la televisión y la radio dominicana  y ahí estarán ellos  con sus descargas y análisis desprovisto de todo rigor periodístico.

Pero lo grave de todo esto es que, esos colectivos han alcanzado niveles tan altos de incidencia en los canales de televisión y emisoras de radio, que los dueños y directores de esas estaciones los prefieren aun conscientes de que son cultores de ese oprobioso y repugnante ejercicio periodístico.

Los autores de esas malas prácticas están ahí, tan campante como el whisky aquel, en las programaciones de los canales de televisión cerrados y abiertos, así como en las  emisoras de amplitud y frecuencia modulada degradando el ejercicio periodístico y la condición de periodista.

Al Colegio Dominicano de Periodista (CDP) que asuma su papel y, a los propietarios y directores de los canales de televisión y emisoras de radio que sepan que tienen la necesidad no solo de hacer negocios, algo legitimo en un sistema capitalista, sino también de respetar al profesional de la comunicación y a la sociedad dominicana.

El autor es periodista y magister en derecho y relaciones internacionales. Reside en Santo Domingo. 

Publicar un comentario

0 Comentarios